Antecedentes

CurvaCuando la OMS declara al Covid-19 como pandemia el 12 de marzo de 2020, da inicio una serie cambios profundos en las sociedades del mundo. Para dimensionar el problema, hoy 3380 millones de personas nos encontramos en cuarentena. El número de contagios no para, hace pocos días se reportaba por OMS un 1 millón de casos y el número sigue creciendo y 202 países cuentan con  la presencia del virus.

En el país, el número de contagiados ubican al país en el tercer lugar en Sudamérica, luego de Chile y Brasil.

Los efectos  de la pandemia en la vida de la población mundial, se evidencian ya en la economía, los precios del petróleo cayeron a niveles que sólo se habían visto en los 90. Por otro lado, la banca internacional exige honrar los acuerdos de pago, a pesar de las solicitudes  en distintas partes del mundo a favor de condonación. En micro, el comercio local, ante las restricciones propias del confinamiento disminuyen sus ventas o simplemente deben cerrar, sin contar con el recurso para pagar a sus empleados. La única alternativa vigente, parece ser el teletrabajo, alternativa que no está al alcance de todos y todas.

La educación es otro ámbito con grandes retos. Millones de estudiantes en sus casas, resuelven tareas e intentan aprender mediante sistemas de telecomunicación que no se han diseñado como ambientes educativos. Los docentes se han visto obligados a cambiar sus rutinas y a dedicar horas virtuales con sus estudiantes, improvisando en muchos casos las soluciones para mantener la conexión, cuando tienen acceso a una.

Mencionamos dos ámbitos claves, pero se pueden sumar fácilmente a estos, los sistemas de salud, la producción, la gobernabilidad, las industrias culturales, los impactos en la familia, en la gente joven. En definitiva, es imprescindible pensar qué hacer luego de la crisis. El mundo no será el mismo, el golpe ha sido inesperado y sus consecuencias apenas las podemos valorar. Nos preguntamos ¿Cómo pensar fuera de la caja, frente al mundo que se viene?.